Proteccion contra incendios de edificios

En el éxito del incendio, lo más importante es una reacción cercana y funcional, gracias a la cual se minimizan las posibles pérdidas. A veces, incluso puede salvar vidas. Para que esta reacción sea siempre buena, debe saber con qué estilo trabajar y qué buscar. De lo contrario, comenzaremos a extinguir el fuego en un lugar cerrado, es decir, en un espacio fácil. El más efectivo es, sin duda, el vapor de agua, lo que influye en que de forma rápida conduce a la neutralización de la amenaza.

Ciertamente, el vapor como agente extintor (extinción de incendios con vapor no es útil en superficies abiertas, donde no permite una concentración adecuada, gracias a lo cual es posible apagar el fuego. En edificios estrictos, sin embargo, admite idealmente. Se introduce comúnmente en barcos, en habitaciones donde se usan gases o en calderas volcánicas, donde es imposible usar agua. La operación básica del vapor, que asegura la eliminación del fuego, es neutralizar el oxígeno, sin el cual la llama no persistirá. Su gran valor es el hecho de que este efecto se compra muy rápidamente, gracias a lo cual el fuego no se propagará correctamente. Esto es muy importante, porque en una situación en la que el incendio se expande a un edificio completo, no puede extinguirse solo con vapor. Se necesitan operaciones muy lejanas del departamento de bomberos, que están conectadas con la última, que las pérdidas causadas por incendios serán mucho mayores.